El pasado nunca muere

El pasado nunca muere

Aunque Marcel Proust sea el escritor por excelencia del tiempo pasado -perdido-, William Faulkner, otro autor modernista, no estaba menos informado al respecto. De ahí que pudiera escribir: «El pasado nunca está muerto. No es ni siquiera pasado». No lo es porque sigue vivo, y más que de un pasado, deberíamos hablar de un pasando, de un tiempo en el que ya no vivimos pero que, por debajo, continúa afectándonos. 


Los libros aquí agrupados comparten esta tensión. Desde la fenomenología a la psicoterapia, desde la filosofía de la historia al movimiento antirracista, desde la Inquisición hasta Auschwitz, ponen de manifiesto que el pasado no termina en el olvido, y que constantemente nos confronta y nos exige una postura, un aprendizaje, una condena o un perdón.